Borrachuelos

Sin relleno y con miel

No hay Semana Santa Malagueña que se precie sin probar los borrachuelos. En mi casa y creo que en Teba también, le decimos empanadillas, pero se vé que para el resto de la provincia de Málaga, las empanadillas dulces se llaman borrachuelos. Hoy simplemente os traigo la receta de la masa, otro día nos entretendremos más y os enseñaré recetas de varios rellenos. Yo les he dado forma cilíndrica al no tener relleno y los he cubierto de miel, pero cada uno que los ponga como le guste.

Ingredientes:

  • 1 vaso (160 ml.) de aceite de oliva virgen 
  • 1 cáscara de naranja
  • 3 cd. de matalauva
  • 3 cd. de ajonjolí
  • 1 vaso de vino dulce de Málaga
  • 1/2 vaso de zumo de naranja
  • 1/2 vaso de anís seco
  • Harina la que admita
  • Aceite de oliva para freir
  • Miel para emborrizar o azúcar con canela

Elaboración con TMX:

Sinceramente es una masa que se hace en un abrir y cerrar de ojos y no merece la pena ensuciar la TMX, pero para las que queráis aquí os dejo los pasos.

Primero tenemos que freir el aceite para quitarle el sabor a crudo. Así que echaremos el aceite y la cáscara de naranja en el vaso de la TMX y programaremos 100ºC a velocidad 2, cuando alcance los 100º dejamos unos 20 segundos y apagamos la TMX. Echamos las semillas (matalauva y ajonjolí) y dejamos el vaso cerrado, para que se atempere y el aceite coja sabor. Cuando el aceite esté en unos 70º sacamos la cáscara de naranja y añadimos el vino, el zumo y el anis seco. Mezclamos a velocidad 3, durante 20 segundos. Vamos añadiendo la harina, podéis añadir unos 200 gr. al principio y luego id probando (Nota 1). Cada vez que añadáis harina tenéis que programar entre 1 minuto y 2 en velocidad espiga. Tiene que quedar una masa tipo chicle. Blanda, no pegajosa y muy manejable, por eso no nos podemos pasar con la harina.

Elaboración Tradicional:

En una sartén freimos el aceite con la cáscara de naranja. Cuando empieze a burbujear la cáscara, retiramos el aceite del fuego y añadimos la matalauva y el ajonjolí. Dejamos que se atempere para poder trabajar la masa. 

En un bol añadimos el aceite sin la cáscara pero sí con las semillas, el vino, el zumo de naranja y el anís. A continuación empezaremos a agregar la harina (Nota 1). Iremos amasando primero con la ayuda de una espátula y cuando la masa esté manejable con la mano. Tiene que quedar una masa blanda, tipo chicle, que no se pegue y muy manejable.

Dar forma y freir:

Una vez que hayáis conseguido la masa sacamos del vaso o del bol y la ponemos sobre la encimera limpia. Vamos haciendo bolitas del mismo tamaño, pequeñitas como uvas grandes. Cuando tengamos todas las bolas formadas ponemos aceite a calentar en una sarten para freir nuestros borrachuelos. Cuando el aceite esté caliente cogemos la bola, la aplastamos sobre la mano izquierda, aplastando con la derecha, le damos forma alargada y con la ayuda de los dedos formamos un pequeño cilindro (Nota 2). Echáis a la sartén y freir hasta que esté dorado. Ponemos en un plato a escurrir. En un cazo echamos la miel y la calentamos, cuando veamos que está bastante líquida, la retiramos y empezamos a echar nuestros borrachuelos fritos, los empapamos bien y retiramos al plato. Si se nos vuelve a enfriar la miel, la volvemos a calentar tantas veces como necesitemos. Una vez que estén cubiertos de miel estarán listos para comer (Nota 3).

Notas:

  1. Para esta receta podéis utilizar la medida del vaso que os apetezca, dependiendo de la capacidad del vaso os saldrá más o menos masa. Yo utilicé un vaso de sidra de los pequeños, que tiene una capacidad aproximada de 180 ml. pero no lo llené hasta el final, le dejé un dedo sin llenar, así que calculo que usé unos 160 ó 150 m.. Para esa cantidad usé aproximadamente unos 400 gr. de harina. No os lo puedo asegurar porque no la pesé. Y con estas cantidades me salió un plato hermoso de borrachuelos. Os lo digo para que lo tengáis en cuenta, y no os paséis haciendo masa, que luego hay que darle forma y freirla!!
  2. La forma le podéis dar la que queráis. Si los váis a rellenar haced una bola más grande y poner el relleno en medio, cerrar como las empanadillas. Pero si no los vais a rellenar como yo, tendréis que darle forma alargada y liarlos como un cilindro. Los rellenos ya sabéis que pueden ser de cabello de ángel, batata, crema pastelera... o lo que os apetezca.
  3. En esta receta yo los he recubierto de miel porque no tenían relleno, pero cuando se rellenan lo normal es cubrirlos con azúcar y canela molida. Lo podéis hacer como más os guste.