Mini cupcakes de Fresa

Para un día muy especial

La semana pasada cuando realicé esta receta estaba un poco nerviosa. Era para un día muy especial.. Uno de mis primos preferidos y una muy buena amiga se unían en matrimonio. Quería poner el punto dulce a este enlace y la verdad que la receta fué un poco arriesgada, porque nunca lo había hecho e improvisé como siempre. Pero el resultado he de decir que fué simplemente espectacular! Por eso he querido que sea la primera receta que comparta con vosotros. Así que aquí os dejo mi regalito.. 

Cupcakes:

  • 4 huevos
  • 250 gr. de azúcar
  • 190 ml. de aceite de oliva suave
  • 60 ml. de leche
  • 200 gr. de harina
  • la raspadura de 1/2 limón
  • 60 gr. de nesquik de fresa
  • 1/2 sobre de levadura (8 gr.)
  • Colorante rojo
  • 1 pizca de sal

Montamos los huevos con el azúcar, la sal y la raspadura de limón, hasta que esté la mezcla blanquecina. Y sin dejar de batir añadimos el aceite y la leche. Bajamos la velocidad de batido y añadimos el resto de los ingredientes secos (la harina, levadura, nesquik, y sal). Dejando para el final el colorante rojo, el mejor es el de sugarflair, pero cualquier colorante de otra marca más comercial que puedas encontrar en el supermercado servirá, lo único que tendrás que usar más cantidad y al hornear no te quedará tan rojo el cupcake. Horneamos a 180º, calor abajo con ventilador durante 20 minutos, con el horno precalentado, para cupcakes y para mini cupcakes durante 10 minutos solamente. Y dejamos enfriar.

Buttercream:

  • 225 gr. de azúcar glass
  • 125 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 3 cucharaditas de leche
  • 2 cucharadas colmadas de mermelada de fresa
  • Colorante rojo
  • 1 pizca de sal


Es súper importante que siempre antes de hacer cualquier buttercream tamizar el azúcar glass, para dejarla bien finita. Echamos en un bol la mantequilla, la vainilla, la sal, la leche y el azúcar. Comenzamos batiendo con las varillas de manera suave, para que no salga todo volando y aumentamos la velocidad gradualmente. Cuando la mezcla esté blanquecina, añadimos la mermelada y el colorante y seguimos batiendo, hasta que estén totalmente integrados. Pasamos a una manga pastelera y decoramos nuestros mini cupcakes. Yo los decoré en forma de rosa, de dentro hacia fuera con una boquilla rizada, y les eché pequeños corazones encima para la ocasión. Pero lo podéis poner como más os guste!