Roscón de Reyes 2

Sencillo y espectacular

Recetas de roscones hay miles, con masas madres, sin masas madres.. Pero tenemos que buscar cosas prácticas de hacer. No nos podemos pegar un día entero haciendo el roscón, porque cuando llega el momento de comer, ya no podemos más! Así que os dejo esta receta sencilla y rápida. La original es de Alma Obregón, aunque yo le he hecho pequeñas modificaciones para conseguir una textura suave y aromática que simplemente os encantará.

Ingredientes:

  • 160 ml. de leche
  • 2 canutos de canela
  • 110 gr. de azúcar blanca
  • piel de 1/2 limón
  • piel de 1/2 naranja
  • 20 gr. de agua de azahar
  • 2 huevos
  • 60 gr. de mantequilla temp. ambiente
  • 430 gr. de harina de fuerza
  • 1 cdt. de sal
  • 25 gr. de levadura fresca
  • Para decorar: almendra laminada o en cubitos, fruta confitada y azúcar.

Elaboración:

En un cazo hervimos la leche con la canela durante unos minutos. Tapamos y dejamos infusionar. A mi me gusta romper la canela a trocitos y luego colar la leche, para que coja todo el sabor. Reservamos.

Con la ayuda de la TMX vamos a moler las pieles para que queden finas con el azúcar. Pulverizamos a velocidad 10 unos 15 segundos, hasta que quede todo bien fino. Para las que no tengáis TMX, podéis rayar las pieles sobre el azúcar o infusionarlas junto a la leche. Es opcional. Reservamos.

Cuando la leche esté atemperada, le añadimos el agua de azahar y el azúcar con las pieles (si las hemos molido con el azúcar). Disolvemos la levadura en la leche hasta que esté totalmente integrada. Reservamos.

En un bol colocamos la harina con la sal, añadimos la leche reservada, los huevos batidos y amasamos hasta conseguir una masa elástica y homogénea. Yo lo hice en la amasadora, con el gancho, unos 10 minutos en velocidad 2. Se puede hacer en TMX en velocidad espiga 10 minutos también. Y para las que lo hagáis a mano, paciencia, porque es una masa muy pegajosa. Pero mientras más amaséis más manejable se hará, sólo es cuestión de paciencia. 

Después incorporamos la mantequilla a temperatura ambiente cortada a daditos y seguimos amasando, hasta que desaparezca por completo. Engrasamos un bol y colocamos la masa dentro. Tapamos  con un film y dejamos leudar. Mínimo una hora o hasta que doble su volumen. Yo suelo meter el bol en el microondas, porque ahí está libre de corrientes.

Enharinamos una mesa de trabajo y ponemos la masa encima. La amasamos un poco y le damos forma de bola. La pasamos a un papel de horno y con la ayuda de los dedos le hacemos el agujero interior. Yo le suelo poner un aro de emplatar bien engrasado, para que no se cierre el agujero. Pero podéis usar un vaso, un bol o lo que mejor os venga. Reservamos en un lugar cálido hasta que doble su volumen. Depende de la temperatura que tengáis en casa, a mi me tardó algo menos de dos horas.

Cuando haya doblado su volumen pintamos con huevo batido y decoramos con fruta escarchada, almendra laminada, y azúcar (humedecida con un poco de agua o azúcar perlada). La decoración es opcional, hay a quien le gusta solo azúcar y almendra. Eso lo dejo a vuestro gusto. Precalentamos el horno a 180ºC y horneamos durante 25 minutos. Cuando lleve 20 minutos bajamos a 160º y terminamos de hornear. Vigilad que no se os queme y quede bien doradito. 

Dejad enfriar sobre una rejilla. Lo podéis rellenar o nó. Es opcional. Este yo lo he dejado así. Para cambiar. Y está muy bueno tal cual.