Tarta de Mousse de Chocolate Blanco y Fresas

Llega San Valentín, aún me acuerdo de una película española batante antigua titulada "El día de los Enamorados". La recuerdo y se me viene a la cabeza hasta la musiquilla.. Para algunos este día será un día sin más, otros lo utilizamos para tener un detalle especial con nuestra pareja. Es un momento para regar nuestro amor, y que a pesar de los años y de la llegada de nuestros hijos, no decaiga la llama que nos unió. Sea como sea para vosotros, aquí os dejo la receta, espero que disfrutéis con ella, como lo hemos hecho nosotros.

Ingredientes:

Para las planchas de bizcocho:

  • 4 huevos
  • 1 pizca de sal
  • 120 gr. azúcar
  • 120 gr. harina

Para hacer el almibar:

  • 60 ml. de vino moscatel
  • 1 chorreón de leche
  • 2 cd. colmadas de azúcar

Mousse de Chocolate Blanco:

  • 100 gr. de nubes
  • 225 gr. de chocolate blanco postres
  • 75 gr. de mantequilla con sal
  • 500 ml. de nata al 35% MG
  • 100 ml. de agua

Decoración y Relleno:

  • 750 gr. Fresas
  • Mousse de Chocolate Blanco
  • Virutas de chocolate con leche

Elaboración TMX:

Lo primero que debemos hacer son dos planchas de bizcocho para nuestra tarta. A mí me gusta hacerlas independientes, porque queda un acabado más fino, pero hay quien dobla los ingredientes y luego lo corta por la mitad.

Ponemos la mariposa sobre las cuchillas y echamos los huevos, la sal y el azúcar, programamos 5 minutos a 37ºC a velocidad 3 y 1/2. Cuando termine volvemos a programar 5 minutos a velocidad 3 y 1/2, sin temperatura.  Añadimos la harina y programamos 10 segundos a velocidad 2. Retiramos la mariposa y terminamos de envolver con la espátula. Echamos la mitad de la masa en un molde bien engrasado o sobre papel de horno, yo utilicé uno desmontable con forma de corazón, y horneamos a 180ºC, calor arriba y abajo, durante 10 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Y horneamos la otra mitad de la masa de la misma manera.

Para preparar la mousse ponemos la mariposa en vaso. Echamos la nata bien fría y programamos velocidad 3 y 1/2. Tenemos que estar bien atentos de que no se pase la nata, sino se convertirá en mantequilla. Yo le quito el cubilete y cuando escucho que cambia el sonido y se vuelve más sordo, estará lista. La echamos en un bol y reservamos en la nevera. Sin lavar el vaso ponemos el agua y calentamos 3 minutos, 100ºC a velocidad 2. Añadimos las nubes, el chocolate troceado y la mantequilla y programamos 90º a velocidad 3 y 1/2 sin tiempo. Observamos por el bocal y cuando esté todo bien integrado paramos la máquina. Dejamos que la mezcla se atempere. Cuando veamos que está bastante tibia, la vamos incorporando a el bol con la nata reservada en forma de hilo. Ayudamos a que se integre moviendo con la espátula con movimientos envolventes. Reservamos en la nevera.

Lavamos las fresas y las troceamos, Aprovechamos las fresas más grandes para hacer láminas y las reservamos para la decoración exterior. El resto lo utilizaremos para el relleno. Reservamos.

Para hacer el almibar calentamos un poco el vino en el microondas y añadimos el azúcar. Dejamos que se integre completamente e incorporamos un chorreón de leche. Reservamos.  

Elaboración Tradicional:

Lo primero que debemos hacer son dos planchas de bizcocho para nuestra tarta. A mí me gusta hacerlas independientes, porque queda un acabado más fino, pero hay quien dobla los ingredientes y luego lo corta por la mitad. 

Cogemos los huevos y la pizca de sal y lo echamos todo en un bol. con las varillas eléctricas los montamos bien, hasta que quede una mezcla blanquecina. Sin dejar de batir vamos añadiendo el azúcar y seguimos montando bien. Una vez que haya doblado el volumen y esté bien blanco, cogemos la harina y la tamizamos y la vamos echando poco a poco en el bol. Mezclamos con la ayuda de una espátula con movimientos envolventes hasta que quede todo bien integrado. Echamos la mitad de la masa en un molde bien engrasado o sobre papel de horno, yo utilicé uno desmontable con forma de corazón, y horneamos a 180ºC, calor arriba y abajo, durante 10 minutos. Sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla. Y horneamos la otra mitad de la masa de la misma manera.

Para preparar la mousse ponemos el agua a calentar en un cazo. Cuando llegue al punto de ebullición vertemos sobre otro cazo frío y ponemos a calentar a fuego bajo. Añadimos las nubes, el chocolate troceado y la mantequilla. Removemos hasta que esté totalmente integrado todo y sin grumos y apartamos, para que se atempere la mezcla y al unirla a la nata no nos la baje.

Por otro lado montamos la nata bien fría con las varillas eléctricas. No hace falta que esté totalmente montada, pero si que esté bien espesa. Le añadimos la mezcla del chocolate anteriormente reservada a la nata en forma de hilo y la integramos con la ayuda de una espátula, con movimientos envolventes para que no se baje. Reservamos en la nevera.

Lavamos las fresas y las troceamos, Aprovechamos las fresas más grandes para hacer láminas y las reservamos para la decoración exterior. El resto lo utilizaremos para el relleno. Reservamos.

Para hacer el almibar calentamos un poco el vino en el microondas y añadimos el azúcar. Dejamos que se integre completamente e incorporamos un chorreón de leche. Reservamos. 

Montaje:

Si habéis hecho el bizcocho en el molde de corazón, ya lo tendréis preparado, de lo contrario, utilizad una cartulina con forma de corazón o un cartón para darle la forma deseada a vuestra tarta. Yo como tengo un molde desmontable con la forma lo que hago es poner en la base un papel de horno. Para que el desmontaje me resulte más rápido y fácil. Coloco la primera capa de bizcocho, lo baño con el almibar, que quede bien empapado. Luego cogemos 2/3 partes de la mousse y la mezclamos con las fresas troceadas. Volcamos la mezcla sobre la primera capa de bizcocho y aplanamos bien. Colocamos la siguiente capa de bizcocho y empujamos con nuestras manos para que no nos queden burbujas de aire. Volvemos a bañar con el almibar para que quede bien empapado. Reservamos en la nevera por un mínimo de dos horas. Pasado este tiempo sacamos nuestra tarta, la desmoldamos y colocamos en un plato. Con la mousse y fresas reservadas procedemos a decorarla, y espolvoreamos unas virutas de chocolate con leche por encima. Yo utilizo un rallador normar para el chocolate. 

Espero que os guste, el sabor es increible, con esta receta seguro que acertáis para un día especial!