Tiramisú

Con aroma a café..

Hace años que hago esta receta de tiramisú. Le suelo cambiar las bases. Al principio siempre ponía bízcocho genovés. Luego me dió por ponerle base de bizcocho de chocolate, y acentuaba mucho el sabor. De vez en cuando usé bizcochos de soletilla, pero desde que una vez utilicé sobaos que tenía en casa para gastarlos, siempre repito. Le dá un toque dulce y con sabor a mantequilla que a mí tanto me gusta. Esta receta de tiramisú fue mi receta estrella durante muchos años, tanto, que ahora llevaba más de dos años sin hacerla, porque todo el mundo cuando me pedía algo, me decía "Hazme un tiramisú". Así que un día decidí dejar de hacerlo para que probaran otras cosas, y así llegué a vosotros..

Ingredientes:

  • 26 sobaos o bizcochos de soletilla 
  • 100 gr. de azúcar
  • 5 yemas de huevo
  • 500 gr. de queso mascarpone
  • 1 cdt. de azúcar vainillada
  • 1 pizca de sal
  • 200 ml. de leche
  • 3 cd. de capuccino o nescafé
  • 50 ml. de amaretto
  • Cacao valor sin azúcar

Elaboración

Para hacer la crema ponemos en el vaso de la TMX el azúcar y glaseamos en velocidad 5-10 progresiva. Ponemos la mariposa y añadimos el queso, las yemas, el azúcar vainillada y la sal. Montamos durante 10 segundos en velocidad 3 y 1/2. Echamos la crema en un bol y reservamos en la nevera.

Para las que no tengáis Thermomix, echad los ingredientes en un bol e integrarlos con unas 

varillas o una espátula. Con cuidado porque tiene que quedar muy cremoso. En este caso es mejor utilizar azúcar glass. 

Calentamos un poco la leche y añadimos el capuccino o nescafé y el amaretto. Podemos utilizar también café fuerte, en vez de leche y nescafé, pero en casa como no somos muy cafeteros yo utilizo esta opción más suave. Reservamos. 

En un molde de cristal ponemos los sobaos, los bizcochos de soletilla o la base de bizcocho que hayamos escogido para nuestra elaboración, cubriendo la totalidad de la base del molde. Los bañamos con la mezcla de leche y capuccino que hemos hecho anteriormente, para que queden bien empapados. Vertemos la mitad de la crema que teníamos reservada. Volvemos a poner otra capa de bizcocho y volvemos a bañar con la mitad de la leche que tenemos. Vertemos el resto de la crema anterior y cubrimos con un film. Reservamos en la nevera un mínimo de 4 horas antes de consumir, aunque está más bueno de un día para otro. Y en el momento antes de servir espolvoreamos el cacao por encima. Yo utilizo un colador para que quede homogéneo.