Galletas de Fresa

Sin lactosa

No hay cosa que le guste más a Emma que unas buenas galletas caseras. Me tiene todas las semanas con el horno encendido haciendo galletas. Así que ésta semana decidí darle una sorpresa y hacerle unas galletas rosas. Aproveché el color y decidí innovar y darle un sabor a fresa un poco particular. El resultado muy bueno, galletas crujientes, rosas y con un aroma y sabor a fresa increibles. Cuando las hacía olían a petit suite de fresa, una pasada, espero que os gusten!

Ingredientes:

  • 225 gr. de mantequilla sin lactosa
  • 175 gr. de azúcar glass
  • 425 - 450 gr. de harina de repostería
  • 1/2 cdt. de sal
  • 1 cdt. de esencia de fresa
  • 50 gr. de nesquik de fresa
  • 1 cdt. de colorante rosa
  • 1 huevo

Elaboración TMX:

Es muy importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente. Ponemos la mantequilla en el vaso de la TMX y programamos 1 minuto a velocidad 3. Bajamos los restos de las paredes y volvemos a programar 1 minuto en velocidad 3. Hasta que quede como una pomada. Cerramos el vaso y programamos velocidad 1, por el bocal vamos añadiendo el azúcar glass a cucharadas. Cuando lo hayamos añadido todo, subimos la velocidad a 3 durante 1 minuto. Añadimos la esencia, el colorante, la sal y el huevo, y programamos durante 1 minuto a velocidad 1 para que quede todo integrado. Con el vaso cerrado programamos velocidad 3 y vamos echando por el bocal el nesquik y la harina, hasta que esté todo totalmente integrado. Sacamos la masa del vaso.

Elaboración Tradiconal:

Es muy importante que la mantequilla esté a temperatura ambiente. En un bol ponemos la mantequilla y empezamos a batir con la ayuda de una batidora de varillas de amasar o en la amasadora (vel. 3) Batimos durante diez segundos y añadimos el azúcar. Seguimos batiendo, cuando esté totalmente integrada añadimos el huevo junto con la esencia, el colorante y la sal. Tiene que quedar como una masa cortada. Añadimos la mitad de la harina y el nesquik, batimos durante un minuto y añadimos el resto de la harina. Cuando tengamos todo totalmente integrado sacamos la masa de la amasadora. También podéis hacer el amasado a mano o con la ayuda de una espátula.

Dar forma y horneado:

Encima de una encimera o encima de un tapete de silicona espolvoreamos un poco de harina. Ponemos la masa y la trabajamos durante unos minutos con las manos. 

Cuando veamos que la masa queda homogénea y que no se deshace hacemos dos bolas. Colocamos la primera bola y la aplastamos con la ayuda de un papel de horno encima y debajo. Con un rodillo aplastamos la masa. Para que la galleta quede toda a la misma altura, deberéis de poner un par de varillas a los lados para que quede toda la masa con el mismo grosor, o utilizar un rodillo con topes. Dejamos la masa totalmente aplanada y la llevamos al frigorífico por un mínimo de 1 hora. Sacamos la masa de la nevera y le damos forma a nuestras galletas, con la ayuda de corta pasas, vasos o lo que tengáis.

Llevamos al horno precalentado arriba y abajo a 180ºC y horneamos durante 10 minutos. Dejamos enfriar unos minutos en la bandeja del horno y luego pasamos a una rejilla.

Podemos conservar nuestras galletas en cajas de latas durante 3 meses, en casa no duran tanto, aunque os puedo asegurar de que se conservan muy bien.

Importante

  • Si usáis mantequilla normal sin lactosa tenéis que reducir la cantidad de harina a 400 gr. el resto todo igual.