Roscón de Reyes

Un imprescindible en Navidad

No puede faltar en estas fechas este imprescindible, el Roscón de Reyes. El de toda la vida va relleno de nata. Pero lo podéis comer sin nada, relleno de nata, crema, chocolate.. o lo que más os guste! No hay nada como que llegue la tarde de reyes y ese olor a recien hecho en nuestra cocina.. mm.. puro placer para nuestro olfato y luego para el paladar!! Yo lo hago siempre el mismo día de Reyes, aunque hay a quien le gusta ensayar semanas antes, eso lo dejo a vuestra elección. Aquí os dejo la famosa receta de Prado Camacho, sin masa madre, para la que quiera probar.

Ingredientes:

  • 260 gr. de azúcar
  • 240 gr. de Leche
  • 100 gr. de aceite girasol o de oliva suave
  • 70 gr. de levadura fresca
  • 3 huevos
  • Piel de naranja y de limón
  • 50 gr. de agua de azahar
  • 800 gr. de harina de fuerza
  • Fruta escarchada, guindas, almendra laminada o crocanti y azúcar humedecida o perlada para decorar
  • Nata montada para rellenar o cremas..

Elaboración TMX:

Echamos en el vaso de la Thermomix el azúcar y pulverizamos durante 10 segundos a velocidad 10. Añadimos las pieles de naranja y limón, cuidado de que no contengan nada de parte blanca porque podría amargar, yo las saco con un pela patatas y programamos otros 10 segundos a velocidad 10 para que quede bien integrado. 

Incorporamos la leche y calentamos durante 4 minutos a temperatura 37ºC en velocidad 1. Añadimos la levadura, los huevos, el aceite y el agua de azahar y mezclamos 10 segundos en velocidad 4. 

Incorporamos la mitad de la harina y mezclamos 15 segundos en velocidad 6. Añadimos el resto de la harina y programamos 6 minutos en vaso cerrado y velocidad espiga. Tapamos el vaso de la TMX con un paño y dejamos que doble su volumen durante 1 hora o hasta que salga la masa por el bocal, pero que salga bastante, no un poquito! 

Cuando haya levado bien bajamos la masa y volveremos a programar 1 minuto en vaso cerrado, en velocidad espiga, para desgasificar. 

Nos untamos las manos con aceite de oliva y sacamos la masa (mueve las cuchillas para despegar bien la masa y si quedan resto, tapa el vaso y dá varios golpes de turbo para que no queden restos) y la dividimos en tres roscones pequeños como el de la foto, dos medianos o podemos hacer un roscón grande. 

Ahora le daremos forma a cada porción, primero haremos una bola, la colocaremos sobre el papel de horno y con los dedos le haremos el agujero en medio, agrandando con movimientos circulares y estirando bien los lados. Yo pongo una flanera al revés, bien engrasada, para que no se me cierre el agujero en el segundo levado y posterior horneado. Pero podéis utilizar lo que mejor os convenga. Tapamos con un paño y dejamos levar durante dos horas o hasta que doble su volumen, depende de la temperatura de las casas y la humedad. Podéis meterlo en el horno con la puerta cerrada también. Horno apagado!! 

Una vez esté listo pintamos con huevo batido y decoramos como más os guste fruta, almendras, azúcar... Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo y metemos un recipiente con agua dentro (yo meto otra flanera llena de agua justo debajo del roscón) y horneamos durante 25 minutos. Cuando esté dorado sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para rellenarlo lo abrimos y con una manga pastelera rellenamos de nata montada, crema pastelera, crema de chocolate o lo que más os guste.

Elaboración Tradicional:

En un cazo calentamos ligeramente la leche (sólo para que se tiemple!!) y le añadimos el azúcar, la ralladura de la piel de naranja y de limón, removemos unos minutos hasta que se disuelva bien. Retiramos del fuego y pasamos a un cuenco. Añadimos la levadura, el aceite, los huevos y el agua de azahar y batimos hasta que esté todo bien integrado. 

Añadimos la mitad de la harina y batimos con la batidora, hasta que no hayan grumos. Añadimos el resto de harina y amasamos bien. Aunque veáis la masa un poco pegajosa, no añadáis más harina, ya que al levar cambia el aspecto. Hacemos una bola, tapamos con un paño y lo dejamos en un lugar cálido y sin corrientes hasta que doble su volumen, una hora aproximadamente.

Cuando haya doblado el volumen, nos untamos las manos con aceite y amasamos para que se baje. Dividimos la masa en tres si queremos tres roscones pequeños, en dos para medianos o la dejamos tal cual para un roscón grande. 

A las porciones que hemos hecho le daremos forma de bola y las pondremos sobre papel de horno. con los dedos y apretando por el centro empezaremos a hacer el agujero con movimientos circualres y estiraremos los laterales para darle la forma. Separar bien porque luego se cerrará, yo pongo una flanera al revés, bien engrasada y la dejo hasta el final del horneado. Pero podéis utilizar lo que mejor os convenga. Tapamos con un paño y dejamos levar durante dos horas o hasta que doble su volumen, depende de la temperatura de las casas y la humedad. Podéis meterlo en el horno con la puerta cerrada también. Horno apagado!! 

Una vez esté listo pintamos con huevo batido y decoramos como más os guste fruta, almendras, azúcar... Precalentamos el horno a 180ºC calor arriba y abajo y metemos un recipiente con agua dentro (yo meto otra flanera llena de agua justo debajo del roscón) y horneamos durante 25 minutos. Cuando esté dorado sacamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Para rellenarlo lo abrimos y con una manga pastelera rellenamos de nata montada, crema pastelera, crema de chocolate o lo que más os guste.


Notas:

  1. Si os dá miedo decorar después del segundo levado, porque pensáis que se os puede bajar, lo podéis hacer una vez que le déis forma. Decoráis y luego dejáis levar. Pero antes de meterlo al horno, volverlo a pintar para que tenga bastante brillo.
  2. Para montar la nata os recomiendo esta regla de oro: "Por cada 500 gr. de nata (35% materia grasa) añadir 80 gr. de azúcar glass y 1 cucharada (cd) colmada de queso crema, tipo philadelphia. Todo bien frío y al vaso con las mariposas a velocidad 3 y 1/2, hasta que escuchéis un sonido sordo. O con la batidora eléctrica  con las varillas.
  3. Si os lo váis a comer sin relleno, que está riquísimo no olvidéis meter alguna sorpresa, o por lo menos la haba!! Y si lo váis a rellenar la poséis incluir en el relleno. Yo envuelvo los regalitos y la haba en papel film.
  4. Para conseguir el azúcar humedecida de encima, coged azúcar blanca en un cuenco y echar unas gotitas de agua. Pero muy pocas, si os pasáis no servira!
  5. No lo hagáis con demasiada antelación, porque se puede poner duro, tened en cuenta que está hecho con ingredientes de andar por casa. Los que compramos se hacen de manera industrial y llevan conservantes, por eso duran más.