Tarta de Leche Merengada

Ideal para cualquier época del año

Esta receta me la pasó mi amiga Macarena. Ella deleitó los paladares de su familia el día de Navidad y yo lo hice el día de año nuevo. Es una tarta muy fresca y nada pesada. Se puede hacer en cualquier época del año. Yo creo que en verano tiene que quedar ideal, así que para ello sólo tendréis que cambiar la decoración. 

Yo he hecho algunas modificaciones a la receta original de Macarena. Os las dejo a ver si os gusta.

Ingredientes:

Para la base:

  • 250 gr. de galletas de canela
  • 75 gr. de mantequilla a temp. ambiente

Para la tarta:

  • 600 gr. de leche
  • 500 ml. de nata al 35% de materia grasa
  • 2 canutos de canela
  • la piel de 1/2 limón
  • 190 gr. de azúcar
  • 2 sobres de cuajada

Para decorar:

  • Canela molida o/y en rama 
  • 12 bizcochos de soletilla (opcional)
  • Anis estrellado o lo que más o guste.

Elaboración Tradicional:

Con la ayuda de un mortero o con una bolsa de plástico hermética y un rodillo molemos las galletas. Añadimos la mantequilla y forramos la base de un molde desmontable. Reservamos en la nevera.

En un cazo ponemos todos  los ingredientes de la tarta. Calentamos sin dejar de remover con unas varillas y cuando hierva retiramos. Vertemos sobre nuestro molde con ayuda de un colador, para que no caigan restos de canela y cítricos en la tarta, y reservamos en la nevera por un mínimo de 3 horas.

Antes de servir decorar al gusto.

Elaboración TMX:

Vertemos en el vaso de nuestra thermomix las galletas y molemos durante 10 segundos en velocidad progresiva 5-7-9. Añadimos la mantequilla y programamos 2 minutos a 70º en velocidad 2 y 1/2. Vertemos sobre un molde desmontable y aplastamos bien en la base. Reservamos en la nevera.

Echamos el resto de los ingredientes en el vaso (no hace falta lavarlo) y programamos 14 minutos a 90ºC, giro a la izquierda, en velocidad 1. Cuando termine dejamos unos 5 minutos que repose la mezcla y coja bien los aromas. Con la ayuda de un colador vertemos sobre el molde. Esto lo hacemos para que la tarta quede bien fina y no caigan restos de canela y pieles de cítricos en ella. Reservamos en el frigorífico un mínimo de 3 horas.

Antes de servir podemos decorar. Para echar la canela sobre la tarta utilizad un colador, para que caiga bien fina. Podéis usar plantillas hechas con papel o simplemente no ponerle nada. Yo utilicé bizcochos de soletilla partidos por la mitad y la envolví con un lazo tal como os muestro en la foto. Le puse unos palos de canela y anís estrellado para decorar. Pero podéis poner lo que más os guste.